Más medios para la justicia. Es urgente.

Recientemente Eduardo López Palop, juez del que depende la instrucción del caso Madrid Arena, ha declarado públicamente que no tiene medios suficientes para abordar con garantías un procedimiento de estas características (“El País” el 22 de enero de 2013). En un caso en el que lamentablemente hay cinco personas muertas. Se han personado varias acusaciones particulares, el Ministerio Fiscal y defensas de once imputados, además de contar con una gran repercusión mediática y una cadena de responsabilidades que, hasta la fecha, ha llevado a la dimisión de un alto responsable del gobierno del Ayuntamiento de Madrid (dimisión en noviembre de 2012, del delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo)

La instrucción que debe abordar el juez López Paloc es extremadamente compleja. Las responsabilidades penales y civiles pueden encontrarse muy diluidas ya que la organización y gestión del evento no fue exclusiva de una sola empresa.. A esto hay que sumar las dudas que existen acerca de si el recinto cumplía o no los requisitos de la normativa municipal, y si la actuación del SAMUR y la policía de Madrid cumplió los protocolos establecidos o bien fue un factor más en la tragedia. Por otro lado también han surgido dudas sobre la superación del aforo permitido, la capacitación del personal de seguridad y la adecuación de un recinto deportivo para un evento de estas características.

Un juez de instrucción atiende cientos de diligencias previas al año. A esto hay que añadirle los juicios de faltas. Obviamente un caso de las características que hemos descrito requiere una estructura profesional suficiente. Cualquiera sin conocer el funcionamiento de los juzgados, intuye la necesidad de adscribir a casos como éstos, como mínimo, un juez y personal auxiliar durante unos meses a jornada completa para una eficaz instrucción. Pues bien, hoy por hoy el juez se enfrenta a esta instrucción solo. Según sus propias palabras “No puedo trabajar así”.

Es necesaria una reflexión urgente y la toma de medidas inmediatas para evitar situaciones como éstas. El sistema no está realmente preparado para abordar este tipo de casos. No es de recibo que este juez dependa de la generosidad de otros compañeros que deciden ayudarle con sus casos. Ni tampoco sería necesaria la intervención del Consejo General del Poder Judicial. Es necesaria y urgente una reflexión sobre la dotación de medios a la justicia. Esto repercutirá en un ejercicio eficaz y eficiente  en un momento en el que quizá, la Justicia, sea el único poder que no está en revisión por parte de la ciudadanía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s