Posibilidad de dotar a un curador de atribuciones de carácter asistencial

En una reciente sentencia de veintisiete de noviembre cuyo ponente ha sido el Excmo. Sr. D. José Antonio Seijas Quintana, de la sección primera, con número de recurso 1670/2013 y de Resolución 698/2014, el Tribunal Supremo ha dictaminado que además de las típicas atribuciones de carácter económico que dan sentido a la figura del curador, podrán establecerse otras de carácter asistencial, por tanto dentro de la esfera propiamente personal, tales como la supervisión del sometimiento del incapaz a un tratamiento médico.

La sentencia de instancia estimó una demanda de incapactación interpuesta por el Ministerio Fiscal señalando como régimen al que debía quedar sometido la curatela, reconociendo la aptitud del demandado para ejercer el voto y disponder de un peculio para sus gastos personales, entre otros, y como restricciones señalaba la obligación de someterse a un control social y también facultativo prescrito con arreglo a sus carencias y enfermedades, de manera especial las de índole psiquiátrico, otorgando al curador la facultad de gestionar dicha cuestión además de establecer la necesaria asistencia del curador para todos los actos de contenido patrimonial y gestiones administrativas.

“FD 2º. – …La curatela de los discapacitados – STS 1 de julio 2014 – se concibe en términos más flexibles, desde el momento en que el art. 289 CC declara que ” tendrá por objeto la asistencia del curador para aquellos actos que expresamente imponga la sentencia que la haya establecido”. Está pensando en personas parcialmente discapacitados, en las que la sentencia gradúa el alcance de la incapacidad, como sucede en este caso.

En el código civil no se circunscribe expresamente la curatela a la asistencia en la esfera patrimonial, por lo que al amparo de lo previsto en el art. 289 CC , podría atribuirse al curador funciones asistenciales en la esfera personal, como pudiera ser la supervisión del sometimiento del discapaz a un tratamiento médico, muy adecuado cuando carece de conciencia de enfermedad. Y a esta idea responde la jurisprudencia según la cual “el curador no suple la voluntad del afectado, sino que la refuerza, controla y encauza, complementando su deficiente capacidad, por lo que su función no viene a ser de representación, sino más bien de asistencia y protección en el concurso que presta su apoyo e intervención para aquellos actos que haya de realizar el incapaz y estén especificados en la sentencia, los que no tienen que ser específicamente de naturaleza patrimonial” ( Sentencia 995/1991, de 31 diciembre ).”

—-
Imagen: “Hand and pills” libre de derechos de autor obtenida en  https://openclipart.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s