Criterios para el establecimiento de la pensión compensatoria

Recientemente hemos leído como el Tribunal Supremo ha manifestado que el desequilibrio necesario para establecer una pensión compensatoria a favor de uno de los cónyuges debe existir en el momento de la separación o divorcio, y que aquellos sucesos que acaezcan posteriormente no tendrán relevancia jurídica para producir el nacimiento de dicha pensión. Sólo aquellos hechos cuya existencia se acreditada sea coetánea a la crisis matrimonial podrá generar el derecho a la pensión.

La importancia de esta sentencia a efectos prácticos consiste en cerrar las puertas a posibles sentencias que no establezcan una pensión compensatoria a favor de la esposa en base a las condiciones coetáneas a la crisis matrimonial sino que condicionadas a hechos futuros e inciertos, sin que pueda acreditarse, por tanto, que el divorcio haya ocasionado un desequilibrio económico a los cónyuges.

La ya conocida doctrina del Alto Tribunal relativa a la naturaleza de la pensión compensatoria establece que el punto principal se refiere al concepto de desequilibrio y el momento en que éste debe producirse y así, sentencias como la STS de 22 junio de 2011, dice que “(…) tal desequilibrio implica un empeoramiento económico en relación con la situación existente constante matrimonio; que debe resultar de la confrontación entre las condiciones económicas de cada uno, antes y después de la ruptura, por lo que no se trata de una pensión de alimentos y lo que sí ha de probarse es que se ha sufrido un empeoramiento en su situación económica en relación a la que disfrutaba en el matrimonio y respecto a la posición que disfruta el otro cónyuge“.

La sentencia a la que hoy nos referimos, la sentencia con número 4790/2014, Id Cendoj 28079110012014100610, de la Sala de lo Civil, sección primera, considera al respecto que la sentencia de instancia debe ser casada al negar que exista desequilibrio económico que fundamente la pensión compensatoria y sin embargo concede a la esposa de una forma preventiva o condicionada una pensión compensatoria de futuro en razón a una hipotética pérdida de trabajo en la empresa para la que trabaja, lo que no solo no está previsto en el artículo 97 del Código Civil , sino que contradice la jurisprudencia de esta Sala. Es cierto que la esposa puede en el futuro quedarse sin trabajo, pero también lo es que puede encontrar un nuevo empleo, y que su marido puede atravesar por la misma circunstancia afectado por la crisis económica, colocándose en la misma situación de desempleo. Situaciones indeseadas pero reales que obligarían a replantear la relación conyugal en unas condiciones distintas y en un momento en el que las partes han podido rehacer su vida familiar a partir del nuevo estatus creado por la sentencia.

En sintonía con lo anterior concluiríamos la legítima finalidad del artículo 97 del Código Civil es la de colocar al cónyuge perjudicado por la ruptura del vínculo matrimonial en una situación de potencial igualdad de oportunidades laborales y económicas, a las que habría tenido de no mediar el vínculo matrimonial, y por tanto el desequilibrio que debe compensarse debe tener su origen en la pérdida de derechos económicos o legítimas expectativas por parte del cónyuge más desfavorecido por la ruptura, a consecuencia de su mayor dedicación al cuidado de la familia.

—–
Imagen: “Cupid hates lovers” libre de derechos de autor obtenida en
  https://openclipart.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s